ISIS Innovation, ejemplo de relación sociedad-universidad

Tom Hockaday, director general de ISIS, la empresa que gestiona las relaciones entre las empresas y la Universidad de Oxford, es entrevistado en La Voz de Galicia. Explica cómo gestiona la relación entre universidad y sociedad una de los mejores centros de enseñanza superior del mundo.

Tom Hockaday, CEO Isis Innovation, Oxford UniversityQuién tiene la llave que abre esa gruesa puerta que separa a los investigadores de las empresas. La respuesta podría ser Tom Hockaday, director general de Isis Innovation, una entidad creada por la Universidad de Oxford hace veinte años para facilitar la relación entre esos dos pilares fundamentales de la economía del conocimiento. Las claves de cómo hacerlo las dio ayer en el encuentro de la Oxford Innovation Society, promovido por la empresa que dirige y por la Fundación Barrié, con la que lleva ya colaborando durante más de dos años. Y aunque la agenda fue apretada, desgranó alguna receta de cómo hacer girar la llave. «De tener una empresa en Galicia, cogería el teléfono, llamaría a la Universidad y preguntaría cómo podemos trabajar unidos».

-Llevan dos décadas haciendo de enlace entre esos dos pilares, ¿qué han conseguido?

-En los últimos diez años, por ejemplo, hemos creado unas sesenta empresas basadas en el resultado de alguna investigación. Han obtenido financiación por unos 350 millones de euros.

-¿Cómo revierte en la universidad de Oxford?

-Es importante diferenciar dos aspectos. El retorno financiero en efectivo fue de unos cinco millones de euros, pero también ha generado valor a través de la participación que la universidad tiene en el capital de las empresas que se han creado. Y luego está el retorno social, que es mucho más importante. La idea es llevar las investigaciones de la universidad a la industria para que se puedan crear nuevos productos. Contribuir a mejorar la sociedad a través, por ejemplo, de la creación de medicamentos o la obtención de tecnologías sanitarias o relacionadas con el medio ambiente.

-¿Fomentar la colaboración entre industria y ciencia acabaría con la fuga de cerebros que hay en Galicia?

-Puede contribuir. Normalmente las empresas que se crean son a nivel local, regional o estatal. La consecuencia es que los investigadores podrían obtener trabajo aquí. El problema es que el ecosistema de innovación está formado por diferentes elementos (empresas, investigadores, Gobierno) y es difícil que todos trabajen unidos. Es complicado que estén de acuerdo. Requiere un largo período de tiempo.

-¿Tendría que haber mayor apoyo público?

-Es un período complicado para las economías de Europa, pero es esencial que los Gobiernos inviertan en investigación. A la industria podría interesarle y lanzar nuevos productos.

Leer más

Advertisements
Esta entrada foi publicada en Uncategorized. Ligazón permanente.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s